/ Seguridad

Plática de Seguridad de 5 Minutos: Seguridad en el agua

Introducción

El propósito de esta charla es discutir información general sobre los peligros en el medio acuático y las precauciones de seguridad que pueden tomarse. En relación con la seguridad personal, la primera precaución de seguridad que debe tomar una persona antes de entrar al agua es aprender a nadar y a nadar bien. Esto solo, puede prevenir muchos daños y ahogamientos accidentales.

Introducción Puntual

Peligros del agua:

Pánico - un terror repentino, irrazonable y sobrecogedor, que destruye la capacidad de la persona para ayudarse a sí misma. El pánico puede aparecer por el miedo a ahogarse y puede precipitarse por condiciones como cansancio extremo, calambres, corrientes y lesiones de seres vivos del mar. Usualmente ataca a los no nadadores y a los novatos. Las personas que han aprendido a nadar y se han preparado para los peligros del ambiente acuático, pocas veces experimentan pánico.

  • En una situación de mucha presión, intente relajarse y concéntrese en el trabajo que está haciendo. Imagínese que usted está controlando la situación e intente tener pensamientos agradables.

Cansancio extremo - pérdida de energía y la resultante incapacidad de hacer los movimientos necesarios para mantenerse a flote en el agua.

  • No intente nadar grandes distancias en aguas profundas, si no hay un lugar seguro al cual llegar a una corta distancia. Un nadador puede reservar energía y relajarse al voltearse sobre su espalda y continuar así con seguridad, mediante una brazada lenta, relajada y elemental.

Calambres - se presentan en los músculos y son usualmente causados por fatiga, frío o ejercicio excesivo. Frecuentemente ocurren en los pies, pantorrillas y en las manos. Los calambres pueden inhabilitar seriamente ó incapacitar el movimiento del músculo.

  • Cambiar de brazada y relajarse puede brindar descanso. Otros métodos son: estirar el músculo al aplicar presión con sus manos; masajear ó sobar el área afectada. Si el calambre es en la pierna ó pie, el nadador tendrá que voltearse, quedar con la cara hacia el agua, con los pulmones totalmente inflados para extenderse y masajear el músculo afectado. Cuando termine el calambre, el nadador debe nadar con seguridad, usando movimientos diferentes de la zona afectada.

Olas - las personas que nadan en contra de la brisa en la playa, caen usualmente en la ilusión de que las olas vienen contra ellas - mientras el movimiento de las olas viaja, el agua no. Las olas grandes que rompen en la orilla son particularmente peligrosas para los niños pequeños y ancianos, porque el agua los puede tumbar de sus pies y chuparlos bajo la superficie.

  • Los nadadores deben fijar su mirada en un objeto estable, para convencerse de que están avanzando al nadar.

Corrientes - El movimiento fluido de grandes cantidades de agua buscando nivelarse, es una fuente de peligro siempre presente para nadadores en ríos y en aguas abiertas, porque tiende a llevar a los nadadores lejos de la orilla, usualmente antes de que ellos se den cuenta de lo que está pasando.

  • Los nadadores deben siempre nadar con la corriente o cruzarla diagonalmente, aunque salgan del agua a alguna distancia del punto en que entraron.

Cierre

A pesar de que nadar y navegar en bote son experiencias placenteras y divertidas, se debe estar constantemente alerta sobre los peligros del ambiente acuático. Muchos de estos peligros son inherentes a una zona de natación, mientras otros surgen de los mismos nadadores. Cualquier persona que se enfrente a una de las situaciones descritas anteriormente, debe estar preparada para manejarla.

Plática de Seguridad de 5 Minutos: Seguridad en el agua
Share this