/ Seguridad

Plática de Seguridad de 5 Minutos: Rescate de un Niño Pequeño que se Ahoga

Introducción

El propósito de esta charla es dar una información instructiva sobre el cuidado hacia un niño que se está ahogando con un objeto. El tiempo es la esencia en este caso. La efectividad del tratamiento que pueda dársele determinará, en gran medida, si el niño se recuperará o no.

Introducción Puntual

Buen intercambio de aire:

  • Si un niño consciente está tosiendo con dificultad -- incluso si hay algún silbido entremezclado con la tos -- probablemente la obstrucción es sólo un bloqueo parcial.

  • Esta condición es llamada de buen intercambio de aire. La persona que le esté ayudando debe permitir que la víctima intente arrojar espontáneamente el objeto extraño.

  • Sin embargo, nunca deje al niño solo. Un buen intercambio de aire puede volverse rápidamente un intercambio pobre de aire.

Intercambio pobre de aire:

  • El asistente puede escuchar aun la tos, pero también habrá sonidos agudos mientras el niño inhala o intenta inhalar.

  • Los signos de que el niño está sufriendo una obstrucción completa de aire, incluyen:

    • Color azulado de los labios y las uñas.
    • Color azulado de la cara

Pasos para el rescate:

  • Rápidamente coloque al niño sobre su brazo extendido, con la cara hacia abajo, la cabeza más abajo que el tronco. Mantenga la cabeza y el cuello sostenidos, colocando la mano por debajo, sosteniendo la barbilla holgadamente. Para tener un soporte adicional, siéntese y descargue su mano sobre su muslo.

  • Déle cuatro golpes en la espalda, con el talón de la mano que tiene libre -- golpee en la parte alta de la columna, entre los omoplatos y con intervalos de tres a cinco segundos.

  • Si la obstrucción persiste, déle vuelta rápidamente al niño y colóquelo sobre la espalda.

  • Realice cuatro presiones de pecho, sobre el esternón, aproximadamente a la misma altura de los golpes dados en la espalda.

  • Haga las presiones con las yemas de dos dedos colocados verticalmente, con intervalos de tres a cinco segundos.

  • Si la obstrucción persiste, repita esta secuencia.

  • Continúe esta secuencia hasta que el objeto extraño sea expulsado.

Los golpes en la espalda y las presiones sobre el pecho solo deben hacerse si la persona que hace el rescate ó alguien más ha visto que un objeto extraño ha entrado en la boca del niño ó tiene buenas razones para creer que esto ha ocurrido. Si las vías respiratorias están hinchadas por una infección ó una reacción alérgica, los pasos de rescate anteriores pueden hacer más daño que beneficio. El niño debe estar lo más cómodo posible y debe llevársele de urgencia a un centro de emergencias médicas.

Cierre

Atender a un niño que se ahoga es muy difícil. Las emociones se exacerban y usualmente se crea mucho pánico alrededor y dentro de la escena. Prepararse ahora ayudará a minimizar la ansiedad y confusión e incrementará la probabilidad de retirar con éxito el objeto que obstruye, sin hacer daño al niño.

Plática de Seguridad de 5 Minutos: Rescate de un Niño Pequeño que se Ahoga
Share this