LA REVISIÓN VEHICULAR, UN ASPECTO IMPRESCINDIBLE

Verificar tu auto es una de las maneras más simples de cuidar tu vida, la integridad de tu vehículo y el medio ambiente. Es asegurar que se encuentra en óptimas condiciones para que puedas transitar hacia donde tengas planeado, con la garantía de que no corras ningún tipo de riesgo y/o peligro.

La verificación se conforma de varias etapas. La primera de ellas es una inspección visual de los sistemas del auto, incluyendo el tapón del TANQUE DE GASOLINA, la tapa del depósito de aceite, la varilla para medir el aceite, así como los filtros de aire y de carbón activado.

Debes vericar lo siguiente:
Niveles de aceite, agua, líquido para frenos
Estado de los neumáticos
Funcionalidad de las luces
Funcionalidad de freno de mano y de pedal
Estado y funcionalidad de cinturones de seguridad, de todos los pasajeros
Portar con tu licencia de manejo

El segundo paso es poner el auto en marcha e inspeccionar el humo de manera visual. Si el humo es azul o negro, significa que el vehículo está emitiendo demasiados contaminantes.

El tercer paso de la verificación es la medición de las emisiones, específicamente de hidrocarburos y dióxido de carbono.

En caso de que tu auto no pase alguna de estas pruebas, tendrás que llevarlo al servicio de la agencia para que puedan limpiar las piezas, reemplazar los filtros o reparar la falla que esté causando el problema.

Con esto garantizas que tu viaje será seguro para ti y para los tuyos.

¿Y tú, que otros aspectos verificas en tu vehículo?

LA REVISIÓN VEHICULAR, UN ASPECTO IMPRESCINDIBLE
Share this