La importancia del buen humor en un equipo de trabajo

En muchas ocasiones se habla de cómo se puede conseguir que un equipo de trabajo tenga una mayor productividad, estén mejor relacionados entre sí y, en general, trabajen más y mejor como equipo, y no como individuos separados.

Lo cierto es que no es algo fácil, y hay muchos factores que intervienen en ello. Sin embargo, hay un factor que sí es frecuente entre los diferentes equipos que realmente funcionan, y es el humor.

Así que, hoy, aprenderás cuál es la importancia del buen humor a la hora de coordinar un equipo de trabajo que funcione y sea eficaz, tanto por el lado de las relaciones humanas, como en su relación directamente con el trabajo que deben desempeñar.

El humor crea un buen ambiente de trabajo
A nadie le gusta ir a trabajar a un lugar en el que siempre hay malas caras, contestaciones con escasa educación, y puñaladas internas. En esos casos, ir al trabajo es un completo suplicio.

Deberías conseguir que, como sucede con los niños, tus trabajadores no tengan problemas en ir a trabajar porque saben que, en el trabajo, tienen compañeros que son, además, amigos.

Un buen ambiente de trabajo hace que tu equipo sea productivo
Un buen ambiente de laboral crea una mayor productividad, y esto es muy importante en una empresa. Al fin y al cabo, todo lo que sea aumentar la productividad de una empresa, ayuda a que ésta prospere.

Pero… ¿Por qué un buen ambiente hace que la empresa sea más productiva?

Es muy sencillo: Un buen ambiente de trabajo relaja a las personas que participan en el equipo, porque se sienten cómodas unas al lado de las otras.

En cambio, si reina una mala vibra, el equipo tiene la constante tentación de observar a su alrededor para ver si alguien le va a pegar la próxima puñalada o le va a decir algo que no le gusta.

Incrementar salarios crea una mayor productividad
En el caso de que tengas un equipo a tu cargo, deberías hacer lo posible por lograr que, si hay un aumento de la productividad derivado de la mejora en el ambiente de trabajo, parte de ese aumento de los beneficios, redunde en los salarios de los empleados.

Esto puede ser complicado, porque, en ocasiones, hay otras inversiones más importantes que hacer, y, en ese caso, el aumento del salario debe esperar un poco. Sin embargo, siempre puedes aumentarlo ligeramente, aunque sea muy poco.

De hecho, aumentos pequeños pero muy continuados son una mejor forma de mantener contentos a los trabajadores que dándoles un aumento muy importante una vez cada diez años.

Salarios mayores crean mayor felicidad
Y, fruto de lo anterior, se conseguirá que el equipo tenga una mayor satisfacción, que, a su vez, creará un mejor ambiente de trabajo, de forma que se vuelva a repetir todo el ciclo anteriormente mencionado.

Y es que… ¿A quién no le gusta que le aumenten el salario?

Ahora bien, tienes que tener en cuenta que una subida de salarios puede generar conflictos entre las personas. Aunque el aumento individual siempre satisfaga a los trabajadores, puede que un aumento generalizado pueda verse como algo injusto.

La mejor forma de resolver esto es reunir a los trabajadores y explicar cuáles son las razones por las que unas personas reciben un aumento X, y otras personas reciben un aumento Y.

Las personas tóxicas
Por último, están las personas tóxicas. Y tampoco hace falta extenderse mucho en este punto, porque solo hay una forma de tratar a las personas tóxicas: Expulsándolas del equipo.

Puede parecer demasiado drástico, pero, si tienes un equipo con un buen ambiente de trabajo, no puedes permitir que una persona lo destruya, por muy importante que sea para desarrollar tal o cual actividad.

Incluso si tienes que elegir entre una persona muy buena en su campo de trabajo, pero tóxica, y una persona que es algo peor en ese campo, pero ayuda a crear un buen ambiente, deberías elegir a la segunda.

La importancia del buen humor en un equipo de trabajo
Share this